El turismo enológico reclama su papel protagonista en las políticas estratégicas

Enoturismo

La Organización Mundial del Turismo (OMT) reclama que el enoturismo se integre en las políticas nacionales de turismo y desarrollo rural. Fue en la 3ª Conferencia Mundial sobre Turismo Enológico de la OMT que tuvo lugar en la República de Moldavia los días 6 y 7 de septiembre de 2018. Expertos de 30 países participaron durante los dos días de deliberaciones, en los que se abordó la prioridad de la OMT de mejorar los beneficios socioeconómicos del turismo, centrando la atención en segmentos específicos como el turismo enológico.

En la tercera edición de esta conferencia de la OMT, celebrada en asociación con el Gobierno moldavo, se llegó a la conclusión de que, para que el turismo enológico sirva de herramienta para el desarrollo rural, las comunidades locales han de participar en toda la cadena de valor del turismo, y beneficiarse de la misma. Asimismo, se instó a aplicar modelos de gobernanza que podrían ayudar a que los gestores del destino ofrezcan los productos y servicios enoturísticos como parte de un enfoque integral de turismo rural y cultural.

Entre los principales resultados de la conferencia cabe destacar que todos los participantes expresaron la convicción de que, con el refuerzo de alianzas, desarrollo de capacidades, investigaciones empíricas y apoyo a las pequeñas empresas y a los empresarios, se puede transformar el turismo enológico en un segmento que genere empleos, favorezca la innovación y fomente nuevos modelos de colaboración.

Desarrollo del sector

«La complejidad del desarrollo del turismo enológico y la diversidad de las partes interesadas concernidas exigen modelos innovadores de colaboración; necesitamos derribar muros y promover nuevos grupos», dijo el Secretario General de la OMT, Zurab Pololikashvili.

En el evento, el sector reclamó que se realizaran más investigaciones, con el fin de evaluar las tendencias del turismo enológico, entenderlas y comprender a los consumidores de este segmento, así como de comparar a escala internacional los destinos conforme a idénticos criterios. También concluyó que la creación de oportunidades de trabajo a través del enoturismo depende del desarrollo de recursos humanos cualificados en nuevas tecnologías y sostenibilidad, además de habilidades sociales que faciliten el trabajo en equipo y permitan transmitir la historia del vino.

La cumbre enoturística marcó ocho ámbitos de acción fundamentales: estrategia y gobernanza del turismo enológico, alianzas, participación de la comunidad, apoyo a pequeñas empresas y empresarios, turismo enológico en aras del desarrollo rural; investigación de tendencias y consumidores, desarrollo de habilidades, y alineación del turismo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Estos ámbitos de acción son los que se abordarán más a fondo en la 4ª Conferencia Mundial sobre Turismo Enológico de la OMT que se celebrará en 2019, en Chile. Portugal acogerá la edición de 2020.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: