La experiencia de “lo local” revoluciona el turismo del siglo XXI

Turista compra en un mercado local

La experiencia turística de lo ‘local’ se ha convertido en una tendencia solicitada por los nuevos perfiles de turistas. Conocer y consumir productos y servicios de la zona es ya mucho más que una moda. Esta es una de las conclusiones que se extraen del informe sobre tendencias de viaje elaborado por el Dr. Claudio Milano para Ostelea, School of Tourism & Hospitality.

La saturación turística, otro de los objetos del estudio, no se debería, según sus conclusiones, solamente a la experiencia turística vivida bajo el lema “live like a local”, sino a la suma de la presencia de flujos turísticos en zonas poco preparadas.

Nuevas etiquetas del turismo

La experiencia turística siempre ha ido acompañada por diferentes etiquetas y tipologías de productos turísticos como: el turismo de experiencia, el turismo de emoción y el turismo de sentidos. En las últimas décadas los agentes turísticos emplean las etiquetas de turismo experiencial y turismo emocional a la hora de promocionar un viaje. El movimiento slow, en la actualidad, hace uso de dos nuevas etiquetas: turismo sensorial y lentitud.

Pero,  además de las tendencias turísticas, también cambian los principales protagonistas del sector: los turistas. El estudio de Ostelea los clasifica en tres categorías diferentes:

  • El Turista Tradicional 1.0 es aquel que sigue reservando sus vacaciones a través de agencias de viajes sin hacer uso de las nuevas tecnologías.
  • El Turista Social 2.0 además de hacer uso de Internet para adquirir reservas de vuelos y hoteles, también emplea las nuevas tecnologías para compartir con otros viajeros sus experiencias.
  • El Turista Colaborativo 3.0 en un consumidor que desea tener el control de todos los detalles de su viaje, empleando plataformas interactivas para su planificación (basándose en opiniones de terceros). El turista colaborativo rompe las barreras del turismo 3.0 surgiendo tres tipologías diferentes de Turista Colaborativo: el Prosumer, el Adprosumer, y el Proksumer.
    • El Turista 3.0 Prosumer (PRO- productor, SUMER-consumidor) es, según el estudio de la escuela hostelera, “un viajero totalmente activo a la hora de preparar, realizar y consumir su viaje. Es un consumidor proactivo que elabora contenido creando una huella, la cual será seguida y complementada por otros viajeros.
    • Por otro lado, el Turista 3.0 Adprosumer (AD-anuncio, PRO- productor y SUMER- consumidor) “es un turista que al estar satisfecho con un producto/servicio turístico decide compartir su experiencia positiva, convirtiéndose en el mejor prescriptor: produce información sobre su destino turístico y lo comparte con potenciales turistas y consumidores”
    • Por último, el Turista 3.0 Proksumer (PRO- productos, K- Broker y SUMER-consumidor) se podría definir como un cliente-productor que crea información a partir de su experiencia, sirviendo de intermediario entre ese conocimiento y otros clientes.

Tendencias turísticas 

La industria turística ha evolucionado en las últimas décadas de forma paralela a las diferentes sociedades. El resultado ha sido que las tendencias socio-culturales se han transformado, desde la mitad del siglo XX, en prácticas de consumo y productos turísticos, según las conclusiones del informe de Ostelea.

Las tendencias socio-culturales y las prácticas de consumo turístico han evolucionado a la par desde los años 50

Desde la década de los 60, los movimientos hippy empezaron a promover los viajes turísticos en paraísos lejanos bajo la etiqueta turismo alternativo. Dos décadas después el ecoturismo fue el protagonista, seguido en los años 90 por el desarrollo sostenible y el turismo responsable. En el siglo XXI se empezó a promover el turismo en las comunidades más desfavorecidas.

El movimiento slow promueve a su vez diferentes etiquetas: turismo sensorial, de bienestar y de lentitud. Todas estas tendencias turísticas giran en torno a la tendencia contemporánea de ‘vivir como un local’ y, según el informe de Ostelea, estarían en el ojo del huracán al “producir un círculo vicioso del malestar turístico”. Las prácticas turísticas masivas están poniendo en riesgo a aquellos destinos que no están preparados para recibir flujos turísticos.

¿Conoces el turismo peer2peer?

El portal de reservas online Booking.com ha realizado una investigación sobre las potenciales tendencias turísticas del sector en 2018. Éstas serían, según sus conclusiones: las nuevas fronteras tecnológicas, realizar el viaje de los sueños, nueva visión retro, peregrinación de la cultura pop, turismo de bienestar, intuición económica, escapadas y nuevos alojamientos turísticos

Las nuevas tendencias en alojamientos turísticos, son de las que más descontento suscitan por parte de las ciudades anfitrionas. Vivir como un local se ha convertido en la experiencia turística más deseada, provocando el aumento de plataformas de alojamiento turístico y de intercambios de casas.

El turismo ‘peer to peer’ (p2p) basado en la experiencia del viajero, engloba diversos sectores: transporte, restauración, actividades turísticas… Los sectores turísticos ‘peer to peer’ con mayor penetración son: información (80%), alojamiento (67%) y transporte (44%). El alojamiento turístico dentro del turismo ‘peer to peer’ permite diferentes modalidades: alquiler, intercambio y gratuito.

Vivir como un local se ha convertido en la experiencia turística más deseada

Cuando se les pregunta a los usuarios por los principales motivos para utilizar plataformas como Airbnb destacan las siguientes: interior y atmósfera, interacción con los locales e inmersión en la cultura local. Todas ellas enmarcadas dentro de la tendencia a la “experiencia de lo local”.

España, ¿los turistas buscan aquí también la experiencia local?

A lo largo de 2017, España registró 471 millones de pernoctaciones (3,6% más que en 2016), Francia (431 millones de pernoctaciones, + 6,6%), Italia (425 millones de pernoctaciones, + 5,4%) y Alemania (400 millones de pernoctaciones, + 2,7%). En Cataluña, la tercera Comunidad Autónoma según los datos de marzo (2018), el número de turistas ha superado los 1,2 millones respecto al año anterior. España continúa siendo líder en la demanda turística en la Comunidad Europea, los turistas internacionales en España se distribuyen mayoritariamente fuera de los paquetes turísticos y viajes organizados. Los turistas buscan el contacto con la cultura local de los destinos de acogida. Este nuevo boom respecto al uso de alojamientos turísticos en ciudades como Barcelona, Palma de Mallorca y Madrid ha provocado que se disparen los precios de las viviendas en estas ciudades.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: