La tarjeta de embarque ya no es obligatoria para reclamar un retraso en un vuelo

Avión retraso

REDACCIÓN /

El Tribunal Europeo de Justicia ha confirmado que ya no será necesario presentar la tarjetas de embarque para iniciar una reclamación contra una aerolínea cuando se produzca un retraso de más de tres horas y cuando el pasajero haya embarcado. “Esto no quiere decir que no sea conveniente guardarlas tras la sentencia, puesto que aportan información muy valiosa para probar los hechos”, señalan desde Reclamación de Vuelos.

“Supone un gran cambio para los pasajeros que una vez finalizado el vuelo tiraban las tarjetas de embarque o desaparecían de la aplicación de la aerolínea”, aclara el director de comunicación de la plataforma, Javier López.

¿Qué hacer en caso de overbooking?

La tarjeta de embarque sí puede ser fundamental en otros casos. Por ejemplo, si el pasajero no ha podido acceder a un avión por overbooking y la compañía ha tenido que reprogramar el vuelo. Según explican desde la plataforma, en esa circunstancia “las tarjetas del nuevo vuelo jugarían un papel esencial”, aunque existen alternativas para demostrar estos hechos.

Vuelo cancelado o pérdida de equipaje

A la hora de coger un avión, se pueden dar otras circunstancias, como cancelaciones o pérdidas de equipaje. En el caso de las cancelaciones, desde Reclamación de Vuelos explican que nunca ha sido necesario presentar las tarjetas “ya que puede ser que el pasajero no tenga la posibilidad siquiera de llegar a obtenerlas, aunque si se tienen, es mejor aportarlas a la reclamación”.

Sin embargo, recomiendan que sí se incluyan en las reclamaciones en el caso de que el problema tenga que ver con la pérdida de equipaje, aunque, en este caso, el hecho de que haya llegado al destino ya acredita que el equipaje fue facturado.